Laos, un viaje al costumbrismo de Indochina

Escrito el 10 de Octubre de 2011 por turisticut

Armonioso y tranquilo, Laos es uno de los pocos lugares donde todavía se puede descubrir el estilo de vida tradicional del sudeste asiático. Ante todo es un viaje al costumbrismo de Indochina, aunque pese a no tener grandes monumentos, ni grandes ciudades, ni montañas que escalar… Laos tiene mucho que enseñar.

Sólo el 20% de la población vive en las ciudades, unas urbes que se podrían definir como pueblos grandes, sin problemas de tráfico ni masificación. Las agujas doradas de las estupas y los tejados puntiagos de los templos budistas son un reflejo de una sociedad ante todo volcada en la religión (como  la estupa de That Louang en Vientiane o Wat That Luang en la segunda).

Laos ofrece un paisaje muy variado: al sur los campos de arroz en terrazas, campos de café y cardamomo en el altiplano de Bolovens, siguiendo el Mekong una desbordante vegetación invade el paisaje para al final tropezar con las cataratas de la isla de Khone, casi en la frontera con Camboya.

Consejos de viaje

  • El laosiano es tranquilo y feliz, hasta tal punto que a veces no prestan atención a lo que solicitas. Las confusiones con el cliente se dan a menudo, pero son tan buena gente, amables y cordiales que se les perdona todo. Ten un poco de paciencia.

Curiosidades

  • No te extrañes si ves puestos con baguettes de pan. Son una prueba de la influencia de los franceses en su etapa de colonización del país.
  • La tribu de alak, localizados en el altiplano de Bolovens, mantienen la tradición ancestral de construir el ataúd a cada uno de los miembros de la familia y guardarlo para cuando llegue el momento de su muerte. Quizás también deberíamos hacerlo nosotros para recordarnos que efímera es la vida, verdad ?

Vía MisViajes.com

Foto: tempsdoci.com

Deja un comentario