Top 10 playas más raras del mundo (I)

Escrito el 2 de Agosto de 2012 por turisticut

Playas negras como el carbón, de cristal o blancas como la nieve… Así nos presentan en el blog de EL Viajero algunas de las playas más raras del mundo, más exactamente las diez más sorprendentes seleccionadas por Lonely Planet.

01 Una bolera de piedras y arena

Bowling ball beach, California, EE UU

Su nombre lo dice todo: Bowling Ball Beach es una playa con bolas de piedra de más de un metro de diámetro que forman largas hileras junto a la costa, como si fueran la pista de bolos de algún gigante. Esta playa californiana, situada en el condado de Mendocino resulta más llamativa por su arena verde y sus mareas evanescentes que por las propias rocas, que se ven mucho mejor con bajamar. La gente viene sobre todo para practicar surf, pescar, hacer picnic o simplemente para ver puestas de sol. Bowling Balls está en la Mendocino Coast. Para llegar en automóvil, hay que tomar la Highway 1 y salir por la Schooner Gulch Road.

02 Una (bella) playa de chatarra

Glass beach, California, EE UU

Esta playa, cubierta por pequeñas piedrecitas de vidrio de colores, es un buen ejemplo de cómo la naturaleza puede convertir la basura en algo hermoso. Hasta finales de los años sesenta, por estos acantilados la gente tiraba de todo, desde coches viejos hasta electrodomésticos. Abajo, la playa se llenó de metal, cristal y desperdicios, pero el mar puso en funcionamiento su increíble maquinaria y, como una enorme trituradora, redujo y redondeó el cristal. Ahora está prohibido tirar cosas y también recoger los cristales. En la actualidad, la playa parece una tienda de piedras preciosas en la que el sol consigue un efecto espectacular al reflejarse sobre esas miles de piezas de vidrio. Está cerca de Mendocino, en el norte de California y para llegar hay que partir de Fort Bragg, después seguir por Elm Street hasta el final y luego descender por un sendero –traicionero– hasta la playa.

03 Una playa color “rosa caribeño”

Harbour Island, Bahamas

¿Son alucinaciones o es que la arena es realmente rosa? Pues si, ¡es rosa! pero tiene su explicación: las partículas de coral se mezclan con los granos de arena blanca en la costa oriental de Harbour Island, una de las islas Bahamas, a la que no le faltan (por supuesto) las típicas aguas transparentes y azules de estas latitudes. La propuesta de Lonely Planet: tomarse un cóctel en una terraza privada con vistas a estas arenas rosadas, por ejemplo, en el Pink Sands Resort.

04 Playas con glaciar al fondo

Prince William Sound, Alaska, EE UU

No siempre las playas tienen que servir para bañarnos o tomar el sol. La prueba son las del golfo de Alaska, que en su extremo más meridional parecen realmente de otro mundo: los glaciares de marea vierten al mar, el aire es frío y puro, las cumbres se reflejan en las aguas cristalinas, y la arena negra está enmarcada por colinas verdes y hielos azulados. Son playas llenas de vida en la que podremos compartir aguas y arenas con focas comunes, nutrias, ballenas, águilas y osos, serán. Lo mejor es hacer piragüismo por un glaciar, pero si lo vemos algo peligroso, siempre tenemos la opción de recorrer el glaciar en un crucero. (www.princewilliamsound.com).

05 La negra más bella

Perissa, Santorini, Grecia

Dicen quienes la han conocido que la playa de Perissa es la más bella de Santorini. Es una playa pública, con arenas negras y vigilada por la inmensa roca de Mesa Vouno, que se ilumina de noche. La playa es larga, y aunque es muy visitada no se tiene nunca sensación de agobio. Desde allí, Lonely Planet recomienda hacer una excursión, por ejemplo, a las ruinas de Tira, una ciudad antigua, a donde se puede llegar caminando a buen paso. Si se prefiere la marcha, a pocos metros de la playa está el Stelios Place, con sus terrazas blancas , su piscina y sus buenos desayunos. Otro consejo: para caminar por la playa conviene llevar chancletas, pues la arena negra retiene más el calor.

Fuente y fotos: El Viajero (El País)

Deja un comentario